• Pía Larrain

Pollo en Salsa de Vino Blanco

Actualizado: 2 feb

Pollo en salsa de vino blanco: ¡es una de las formas más deliciosas de terminar el pollo a la plancha! ¡Y te encantará que sea lo suficientemente simple para un día de semana, pero lo suficientemente impresionante para una comida de fin de semana con invitados!

Ame este pollo es repleto de sabor suave y con una salsa increíble ideal para mezclar con arroz. El pollo queda tan humeo y blando que es un placer de comer.

Una receta entretenida para hacerle un upgrade al pollo a la plancha, la vas a hacer muchas veces si la pruebas, te lo prometo!




Pollo en Salsa de Vino Blanco


900 gramos pechugas de pollo deshuesadas y sin piel

Sal y pimienta negra recién molida

1/3 taza de harina sin polvos de hornear

1 cucharada de aceite de oliva

4 cucharadas de mantequilla , cortada en trozos de 1 cucharada

1 taza de cebolla finamente picada (1 pequeña)

1 diente de ajo picado

1-1/2 tazas + 1 cucharada de caldo de pollo

1 taza de vino blanco seco, recomiendo Sauvigon Blanc

2 cucharaditas de hojas de tomillo

1-1/2 cucharaditas de maicena

1 cucharada de perejil fresco picado


Calentar el aceite en un sartén a fuego medio-alto.

Poner la harina en un plato poco profundo. Sazonar ambos lados de las porciones de pechuga de pollo con sal y pimienta, luego pasar cada lado por la harina, sacudir suavemente el exceso de harina.

Poner el pollo en la sartén y cocinar hasta que esté dorado y bien cocido, aproximadamente de 4 a 5 minutos por lado

Transfiere el pollo a un plato y cúbralo con papel de aluminio para mantenerlo caliente.

Agregar 2 cucharadas de mantequilla al sartén y revuelve para derretir.

Agrega las cebollas y saltearlas hasta que estén tiernas y doradas, aproximadamente 5 minutos. Agrega el ajo y saltéalo 30 segundos más.

Incorporar lentamente 1-1/2 tazas de caldo de pollo y el vino blanco mientras raspa los trozos dorados del fondo del sartén. Agregar las hojas de tomillo.

Lleva a fuego lento y deja hervir hasta que el sabor del alcohol se haya cocinado y la salsa se haya reducido a aproximadamente 1/3 de su volumen original, aproximadamente 12 a 15 minutos.

En un bol chico, mezclar la cucharada restante de caldo de pollo con la maicena hasta que quede suave. Una vez que la salsa se haya reducido, agregar la mezcla de maicena y cocinar hasta que espese, mientras revuelves, aproximadamente 1 minuto más.

Derrite las 2 cucharadas restantes de mantequilla en la salsa. Sazone la salsa con sal si es necesario y pimienta a gusto.

Agrega el pollo a la salsa en el sartén para calentar, luego servir el pollo con la salsa por encima y espolvorear con perejil y servir.


Pasando el pollo por la harina.

Antes de volver al sartén!


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo